Una vez determinado el tipo de piel que se tiene, es importante ver las características y aspectos a considerar de cada uno.

Piel Normal.

  • Es una piel sana bien irrigada no brilla ni se siente estirada.
  • Su aspecto va cambiando según la edad. En la infancia, es suave y tersa. En la adolescencia, se vuelve más grasosa y hacia los treinta años se reseca un poco.
  • Quien posee este tipo de cutis debe mantener una adecuada nutrición.
  • Se deben emplear mascarillas para evitar resecar la piel.

tipos de piel

Piel Reseca.

  • Cutis sin brillo y muy sensible.
  • Tiene poros muy finos.
  • Con frecuencia esta enrojecida.
  • Las glándulas sebáceas elaboran menos grasa de la necesaria para mantener la elasticidad de la piel.
  • Las pieles secas son muy hermosas por ser finas y lisas. Sin embargo, requieren de cuidado constante, ya que se pueden arrugar prematuramente e irritar con facilidad.
  • Se debe evitar el uso excesivo de jabón, pues debe dejar la piel con una leve sensación tirante.
  • Evitar la sobreexposición al frio, al viento y al sol que, por lo general, la enrojecen.
  • Los limpiadores, tonificadores, humectantes y mascarillas deben contener un alto contenido de aceites vegetales para que, al mismo tiempo que limpien la piel, la dejen suave e impidan, así, un temprano envejecimiento o deterioro.
  • Para las personas con este cutis es adecuado el consumo de pescados con alto contenido de grasa, incluir la avena en las dietas, por su alto contenido de vitamina D, ingerir todo tipo de hortalizas en especial zanahorias, consumir frutas frescas como albaricoque y verduras como berros y coles. Así mismo se puede consumir una cucharadita de aceite de hígado de pescado para ayudar a que la piel se vaya suavizando y se forme una película de grasa debajo de ella.

tipos-de-piel-características1

Piel Grasa.

  • Generalmente este tipo de piel se presenta en mujeres menores de cuarenta años, ya que la piel según va envejeciendo se hace más sea.
  • Es un cutis grueso con un tono brillante debido al sebo.
  • Mal irrigado.
  • Poros dilatados.
  • Segrega demasiada grasa.
  • Con frecuencia tiene barros y espinillas.
  • Se debe lavar y limpiar la piel varias veces al día.
  • No se emplean tonificadores sino en cambio se usan los astringentes que tienen un porcentaje de alcohol o acidez más alto. Igualmente se emplea vinagres cosméticos.
  • Los humectantes sados deben ser suaves, pero no se prescindirá de ellos principalmente alrededor de los ojos.
  • Los baños a vapor son indicados.
  • Los limpiadores no deberán ser a base de sustancias aceitosas.
  • En la alimentación es necesario eliminar las grasas en sus comidas, productos como margarina, mantequillas, chocolates, dulces en almíbar y todos los pasteles, embutidos como salchichas, mortadelas, chorizo y salchichón.
  • Asimismo en la alimentación se recomienda tomar muchos jugos naturales y ensaladas, usar muy pocos aceites vegetales no saturados, evitar el pan y las féculas, consumir solo integrales.

 

Tecnodermes